Mis diseños para Cuadernos Ojos de Sol

Este es otro trabajo que me encantó hacer, porque Paula, la creadora de Cuadernos Ojos de sol, me dio mucha libertad para crear.


Diseñé varias estampas que les muestro a continuación:
Esta es la estampa Travel, que hice en 2 colores:



Esta estampa es mi preferida, un floral con muchos detalles:



Esta otra es una estampa geométrica en colores pasteles:


Y por último una estampa botánica:


Miren lo hermosos que son sus cuadernos y cómo quedaron las estampas aplicadas a los productos:





Les gustaron?
Para mi diseñarlos fue una hermosa experiencia y creo que se ve reflejado en el resultado final.

La ansiedad y ser mamá de dos

Hoy quiero contarles un poco de mi experiencia como mamá de 2. Hoy que Teodoro ya tiene 1 año cumplido, recién HOY puedo tener en mi cabeza un poco de claridad mental. Particularmente a mí, el primer año de ser madre siempre me desestabiliza, y cuando llega el primer cumpleaños relajo un poco.
Teodoro nació un 24 de abril a las 9:04 hs de la mañana, después de un trabajo de parto de 10 hs aprox. Imaginense que después de las 17 hs de trabajo que tuve con Pedro, esto fue Disney. Pero además, ni bien llegué a la clínica, me pusieron la anestesia. Todo lo contrario a mi experiencia en Alemania. Allá no fue hasta que casi no pude aguantar más, y después de 12 hs con contracciones MUY intensas cada 4 minutos, que me pusieron una anestesia que no me dio mucho resultado.
En Chile todo al revés: la matrona me dijo que no quería verme sufrir y que con la anestesia no iba a sentir nada. Y así fue, dilaté, pujé contadas veces y nació Teodoro.

Y con la llegada de ese enanito blanco, también llegó otra maternidad. Yo pensaba que sabía ser mamá de dos, que me iba a arreglar fácil y que en 1 semana iba a estar teniendo "mi vida" de antes. Qué fácil nos olvidamos de lo que es tener un bebé recién nacido en casa! Pasada la emoción de las primeras semanas, empecé a sentirme muy ansiosa. Quería que este bebé que era tan chiquito, creciera rápido, que fuera tan independiente como lo era el mayor. No podía creer que no se durmiera rápido, y además nos agarró el invierno santiaguino, lleno de smog y enfermedades. No podíamos salir a pasear, sentía que me habían arrebatado mi libertad.
Experimenté algo de mi carácter que nunca pensé que tenía, algo que no me gustaba estar pasando. Pedro se puso más demandante que nunca, y yo sentía que nuestra relación exclusiva se había terminado. Ahora él y yo teníamos que aprender a compartirme con otra persona, más indefensa y a la cual había que conocer más en profundidad. A todo esto hay que sumarle el combo letal: Pedro no dormía más siestas de día y Teodoro no dormía de noche. Digamos que no estaba pasando mi mejor momento. Y mi gravísimo error fue pensar que Teo iba a ser igual a Pedro. Grave error. Cada hijo es distinto, cada hijo merece un trato distinto. Y creo que otro grave error fue subestimar el tiempo a solas con Teo para conectarnos. Todos me decían que cuando llegue a casa de la clínica, me dedique a estar con Pedro que me necesitaba más, y que Teo no se iba a dar cuenta de nada. Hoy miro atrás y yo no daría jamás ese consejo, porque tus hijos mayores te conocen y ya tuvieron su tiempo de exclusividad y conexión. Pero el recién llegado necesita conocer a su mamá y su mamá necesita concerlo a él. Bueno, eso me llenó de culpa, esa cosa que las mamás tan bien conocemos. Y creo que la conexión me costó más, porque yo no quería entregar mi "libertad". 

Fueron meses de aprendizaje, de atravesar momentos que no quería estar atravesando, y de sentirme mal por sentirme así. Pero sabés que? Cuando cambió mi forma de pensar, cambió mi forma de vivir. Dejé de pensar en la libertad que estaba perdiendo, y empecé a pensar en lo que estaba ganando: la posibilidad de estar con mis hijos al 100%, de enseñarles todas las cosas, de estar juntos. Como siempre digo, ellos no necesitan mamás que estén todo el tiempo felices y sean perfectas. Ellos necesitan mamás reales, presentes, con cambios de humor, pero con el amor inalterable.


Nunca llegué a tener depresión posparto, pero creo que si llegué a tener niveles nada saludables de ansiedad. Pedí ayuda a mis más cercanos, gente que estuvo presente con sus palabras, con su presencia y con sus actos. 
Hoy siento que volví a ser yo misma. Pero no la misma de hace un año atrás, a ser yo misma: Anto, la mamá de Pedro y Teodoro.

Espero que este post te sirva para saber que si estás pasando por algo así es normal. Las mamás nos preocupamos por todo y el ser madre de 1, 2 o 3 no te libra de sentirte así. Pronto todo se acomoda, no vuelve a su antiguo lugar, si no que encuentra un nuevo orden. Paciencia para el proceso y alegría por sobre todo, estamos haciendo el trabajo más importante de todos: criando hijos sanos con mucho amor. Y en cuestión de amor, mejor que sobre y no que falte.
Gracias por leerme,
Anto





Mis diseños para Casa Juana

Ya que retomé este hábito de escribir en el blog, les quiero mostrar algunos trabajos que estuve realizando últimamente.
Estos que les voy a mostrar son unos que diseñé exclusivamente para Casa Juana, una marca que se dedica a realizar productos para bebés y niños.

Este es el primer diseño, una estampa floral muy femenina y alegre:


Estos dos diseños que les voy a mostrar ahora, son inspirados en la selva, son bien infantiles y con dos paletas de color, una más para nene y otra para nena:



Y acá les dejo unas fotos de como quedaron los productos ya realizados con las estampas:






Les gustaron? A mí me gustó salir un poco de la comodidad y hacer algo exclusivamente infantil.
Pronto les voy a ir mostrando más trabajos que realicé para otras marcas. Hasta luego!

Anto

Receta de donuts


Resulta que Pedro ama las donuts. Cuando vivíamos en Chile comprábamos siempre en Dunkin Donuts. Cuando llegamos a Argentina, empezó a pregunatrme por qué acá no había donuts, y yo le explicaba que acá se comen otras cosas, como las facturas, y que también son ricas. El otro día, él me propuso que las hiciéramos nosotros, y bueno, nos mandamos nomás. El resultado fue mejor del esperado, ya que no soy muy fan de lo frito, ni de freir, pero me le animé igual. Todo sea por el jefecito, no?
Acá va la receta:
Donuts (rinden 24 aprox)

INGREDIENTES

- 300 g de leche
- 30 g de levadura fresca
- 1 cucharadita de azúcar
- 125 g de harina
- 2 huevos
- 2 yemas de huevo
- 120 g de azúcar
- 500 g de harina de fuerza
- 1/2 cucharadita de sal
- 120 g de manteca a temperatura ambiente

PREPARACIÓN

- Verter la leche tibia en un bowl, agregar la levadura, el azúcar y los 125 gr de harina e integrar bien todos los ingredientes.
- Dejar reposar la masa dentro del bowl hasta que en la superficie de la misma aparezcan burbujas.
- Incorporar los huevos, las yemas y el azúcar programe y batir hasta integrar todos los ingredientes.
- Añadir la harina y la sal. Amasar bien hasta obtener una masa suave. Seguir amasando e incorporar la manteca de a pedazos, amasar hasta que esté todo bien integrado.
- Deje reposar la masa en un bowl tapado durante una hora. Transcurrido este tiempo, amasar la masa para desinflarla.
- Poner la masa sobre la superficie de trabajo espolvoreada con harina.
- Amasar la masa ligeramente y formar una bola.
- Con un palo de amasar, extiender la masa hasta dejarla de 1 cm de espesor. Con un vaso o molde redondo de 8 o 9 cm de diámetro, cortar la masa en círculos. Con otro cortaante de 4 cm de diámetro cortar el centro de cada círculo.
- Colocar los círculos de masa sobre una superficie espolvoreada con harina, cubrirlos con un paño y dejarlos reposar hasta que doblen su volumen ( aproximadamente 30 minutos ).
- Freir las donuts en una sartén honda con abundante aceite ( no tiene que estar muy caliente ) durante 1 minuto aproximadamente, dándole la vuelta para que se doren por ambos lados.
- Colocarlas sobre papel absorbente

y listo!
Es una receta que lleva mucho tiempo de espera, no apta para ansiosas como yo, pero les aseguro que vale la pena. Las donuts quedan tal cual las compradas, yo les hice un glaseado con azúcar impalpable, agua y jugo de limón.


Que las disfruten!

Nosotros nos divertimos mucho haciéndolas, les dejo unas fotos del detrás de cámara :)







Por qué no estoy a favor del aborto


Desde que volví a Argentina me he sentido en la necesidad de volver al blog, de devolverle vida a este espacio que tanto me gusta, pero que por diversas situaciones fui dejando de lado.
Hoy quiero escribir sobre este tema, que me cala tan profundo. En mi país, Argentina, se está debatiendo la ley sobre el aborto seguro, legal y gratuito. Se mezcla además con el movimiento feminista que se vio en crecida desde hace dos años aproximadamente con el #niunamenos. El tema está bastante revuelto para mi gusto y se está planteando el aborto como un "derecho de las mujeres". Se le atribuye la culpa al famoso "macho opresor" o al "patriarcado" por embarazar a las mujeres. Cosifican al embrión y al feto aludiendo a que solo es un conjunto de células sin sistema nervioso y que no siente nada. Falso. Se descubrió hace poco que el embrión ya tiene actividad neuronal, los latidos del mismo se pueden escuchar desde casi los 20 días de vida.
Son tantos los argumentos a favor de la despenalización del aborto basados en preconceptos, pero no en hechos.
Se quiere el aborto seguro. El aborto NUNCA es seguro. Las mujeres mueren por las condiciones inhumanas y por la clandestinidad, pero mueren porque abortar es poner en riesgo su vida.
Se quiere el aborto legal. El aborto por ser un delito, NUNCA puede ser legal.
Se pretende que sea gratuito, o sea que vos y yo con nuestro impuestos paguemos la matanza indiscriminada de vidas humanas inocentes.

El aborto no soluciona ninguna problemática, a la mujer embarazada la sumerge en un mundo más oscuro. Nadie habla de la depresión post aborto, de los problemas físicos y psicológicos que quedan. Desechar una vida que llevas en tu vientre no es como sacarte una muela. Está en tu cuerpo, pero no es tu cuerpo. No existe tal derecho a terminar con su vida. Existe mas bien, una responsabilidad, guste o no, de protegerla.
La mujer con un embarazo en crisis lo que necesita es ayuda. Necesita saber que la vida no se arruina, no se acaba y que hay una salida.
Pensemos y construyamos un país en donde cada vida es valiosa y enseñemosles a las generaciones futuras que no somos descartables, que no somos errores que tienen que ser corregidos. Que la vida humana es algo tan elevado y misterioso que no podemos arrebatarla.

Por último, les comparto este texto que escribió mi hermana Eva:

Como diría mi buen amigo Ben Shapiro: “No hay tal cosa como tu verdad. Está la verdad y está tu opinión”.
Que tu pañuelo no sea verde desesperanza, siempre hay esperanza si elegís la vida. 

“En una época muy triste en la Argentina una vez apareció un pañuelo: un blanco pureza, de madres esperando saber dónde estaban sus bebés arrebatados, sin permiso. Un blanco que duró años y sigue de pie.
Un día apareció su hermano, el pañuelo verde.
Hermanos eternamente peleados.
Madres buscando a sus bebés versus madres rechazando a sus bebés. Por un lado madres dando a luz en lugares clandestinos, por el otro mujeres quitando la vida de sus hijos en la oscuridad. Madres exigiendo que les devuelvan a sus bebés sin haber visto su rostro y madres silenciando la voz de los suyos sin querer verlos.
Alguna vez aparecerá otro pañuelo, el que contenga las lágrimas, del cielo llorando por todos esos niños que nunca vieron la luz.” 

La vida está por sobre cualquier argumento o ley.

© Actitud y alegría.
Design:Maira Gall.